• Facebook
  • Google+
  • RSS

Historia - Villa de Merlo

Primeros habitantes

En ambas vertientes de la Sierra, a la que dieron su nombre, habitaron los indios Comechingones, de lengua Camiare. Eran altos, barbados, vestían camiseta larga con adornos en ruedos y bocamangas. Los de esta zona pertenecían a la parcialidad Sauleta. Su cultura era agro alfarera. Trabajaron la piedra, conservándose morteros, conanas, puntas de flecha y piedras bolas en museos o en manos particulares. Desaparecieron por el choque de las culturas en la conquista y colonización y el posterior mestizaje.

El persistente mito

La entrada de la expedición de Sebastián Gaboto al interior del país en 1528, dio origen a la hermosa leyenda de Trapalanda o La Ciudad de los Césares. El Capitán Francisco César y un grupo de hombres contaron a su regreso que estuvieron en un tierra hermosa, de clima saludable y de abundantes riquezas. Esta relación se transformó en “La noticia de César” que inspiró la búsqueda de la utopía en el centro de la Argentina y en la Patagonia.

Nuestro poeta mayor lo describe así esta primera imagen: “Después hacia el Norte, por el Este,/ otro soldado de apellido César,…/Sobre el cerro que dicen de la Oveja,/ sintió que a los ojos le venía, sobre una luz amaneciente y bella, horizontes del valle del Conlara/ en verde, azul y vegetal marea”.

La fundación

La capilla de Nuestra Señora del Rosario de la Piedra Blanca (así se denominaba a todo el paraje) construida hacia 1720, en su estancia, por Juan Pérez Moreno, fue el factor aglutinante de los primeros vecinos.

Haciendo centro en la capilla (hoy Monumento Histórico Nacional), el 1º de enero de 1797- cumpliendo órdenes del Gobernador Intendente Marqués Rafael de Sobremonte- el comandante de Armas Don Juan de Videla funda la Villa de Melo, en justa memoria del Virrey del Río de la Plata Don Pedro Melo. El cambio de Melo a Merlo, se produciría muchos años después (a partir de 1864 la correspondencia se comienza a fechar desde la Villa de Merlo).

Villa de Merlo y el Siglo XIX.

Los documentos certifican la participación de los vecinos del lugar, que siguió llamándose Piedra Blanca, en todos los acontecimientos de la historia provincial y nacional: la guerra por la Independencia, los desencuentros por la Organización Nacional- divididos en unitarios y federales- los frecuentes malones de los indios del sur. Dice el poeta: “Que vivir era entonces milagroso,/ porque la vida era una débil hebra/ suspendida del viento que cortaba/ golpe de lanza, inadvertida flecha…”

La economía cerrada era de autoabastecimiento: cada familia constituía una unidad de producción. Se cultivaba el trigo y el maíz (los granos eran molidos en dos molinos harineros hidráulicos); se cosechaba mucha fruta que era secada (higos, duraznos, peras, ciruelas) y el excedente vendido y transportado a las grandes ciudades mediante tropas de carros; se elaboraba un buen vino en bodegas familiares. El trabajo solidario a través de “las mingas” permitía las faenas de animales, cortar adobes y techar las viviendas, levantar las cosechas y toda actividad que requería del esfuerzo colectivo.

Los nuevos tiempos

A partir de 1880, la población se vio enriquecida por la llegada de inmigrantes italianos y españoles. Se comienza a usar la chapa de zinc para los techos y se construyen nuevas bodegas.
La primera Comisión Municipal data de 1886 y el Registro Civil de 1890.
En 1935 se inaugura el primer alumbrado eléctrico.

Las obras realizadas por el Ingeniero Eloy Bona en los arroyos permiten la instalación de usinas hidroeléctricas (1953) y se mejora la captación de agua y el riego mediante canales revestidos.
El Primer Comisionado Municipal electo fue Don Pepe Mercau (en 1939) quien mucho tuvo que ver, posteriormente, con la historia del Tercer Microclima.

En 1948 se crea la “Sociedad de Fomento Amigos de Merlo” que establece fuertes nexos con las familias de Buenos Aires que poseen propiedades en la pequeña villa serrana.
El concejo Deliberante fue creado en 1965. En el mismo año se inaugura el primer Casino Flamingo.

En 1973 se realiza el primer Festival Valle del Sol, hoy Fiesta Nacional.
En 1999, por iniciativa de la diputada Elena Romero, se la declara ciudad con el nombre oficial de “Ciudad Villa de Merlo”.

El turismo

Hacia 1920 comienzan a llegar- atraídas por las bondades del clima serrano- algunas personas de buena posición económica en busca de alivio para enfermedades respiratorias (tal como ocurre en las sierras de Córdoba). Muchos lo logran y comienzan a difundir las bondades del lugar. Se alojaban en las humildes casas de los lugareños que, poco a poco, comenzaron a realizar mejoras hasta convertirse en hosterías: en Rincón del Este estaba la Hostería Gallardo y en Piedra Blanca, la de Doña Claudelina Carrizo (que después sería comprada por Don Sem Tempestini- empresario de Santa Rosa- quien construyó hacia el año 1936, el primer Hotel Piedra Blanca). Este primer hotel estuvo administrado por Don Pedro Andreotti y su esposa Angelita Galante (que cocinaba como los dioses). Ofrecía comodidades consideradas un lujo para su época: excursiones en carros y sulkys, cabalgatas y fiestas campestres, pileta de natación y hasta un casino con orquesta en vivo.

Poco tiempo después se construye el Hotel El Rincón y la Hostería San Lorenzo (donde funcionó la primera casa de té), ambos enclavados en la sierra.


Fuente:
http://www.villademerlo.gov.ar/default.asp?sec=informacion&subs=historia

Turismo en Argentina :: Recorriendo Argentina los 365 días del año
Buscar hoteles en Villa de Merlo
Fecha de ingreso:  
Fecha de salida:  
Notas y articulos
365argentina.com
La guía online de Argentina los 365 días del año
www.365argentina.com
Desarrollado por