• Facebook
  • Google+
  • RSS
Publicado: 31/10/2012
Visto: 2264 veces

Sobre un cabo rocoso de unos 3 kilómetros de largo, en el mar de la costa de Chubut, se encuentra la mayor pingüinera del continente poblada por simpáticos pingüinos magallánicos, de andar chaplinesco, recién llegados de las cálidas aguas de Brasil. Las parejas están en pleno proceso de apareamiento y en un mes alcanzarán casi medio millón de ejemplares.

En un primer vistazo, confundimos a la pingüinera de Punta Tombo con una superficie lunar, por los miles de cráteres donde se encuentran los nidos de estos pequeños anfitriones, pero muy bien cuidados por los miles de bulliciosos pingüinos. Hay casi un nido por metro cuadrado.

Cada mañana y atardecer, se ven a estos pingüinos de Magallanes avanzando en procesión hacia el mar y regresando con la pesca para compartir con sus pichones.

En las aguas, se los ve nadar sueltos como los delfines, que salen a la superficie para respirar. Suelen ir en grupos a cazar, y pueden nadar hasta los 24 kilómetros por hora, y hasta los 80 metros de profundidad.
El cuerpo de los pingüinos es hidrodinámico y sus “alas” son en verdad aletas: de hecho, se trata de aves primitivas que perdieron la capacidad de volar.
Tienen las patas de atrás que favorecen el nado, mientras la cola parece un timón.

En resumen, son animales del mar que viven en el agua y salen a tierra solamente para cumplir con el ritual de la reproducción. Fuera del agua son animales torpes.

Al recorrer la pingüinera, se escucha el constante y ensordecedor bullicio de graznidos, con el cual las parejas se llaman continuamente cuando uno de ellos se ha ido al mar. Uno queda empollando en el nido mientras el otro sale a buscar comida. Los pichones también emiten un piar continuado reclamando alimentación.

Existen restos fósiles que certifican la presencia de pingüinos en la Patagonia hace ya 35 millones de años.

En la antigüedad los llamaban “extraños gansos” y en otras épocas fueron víctimas de los barcos balleneros que los faenaban para obtener su aceite. Hoy en día, su peor enemigo son las manchas de los barcos petroleros. Este año llegaron 200 pingüinos empetrolados a la reserva.

Datos útiles

-Cómo llegar: la ciudad de Trelew suele tomarse como base para llegar de Punta Tombo, a 120 kilómetros de distancia. Otra alternativa es Puerto Madryn, que está un poco más alejada (180 kilómetros), pero más cerca de la Península Valdés. En Trelew y Puerto Madryn hay agencias que ofrecen la excursión; también se puede alquilar un vehículo. Durante noviembre y parte de diciembre se puede combinar el avistaje de pingüinos con el de ballenas, que se realiza en Puerto Pirámides.

-Instalaciones: en la reserva Punta Tombo acaba de ser inaugurado un Centro de Interpretación de 3000 metros cuadrados que incluye una confitería y una exposición explicativa con paneles acerca de la biología del lugar.


Ver el original en: Punta Tombo, la mayor pingüinera del continente.
Más información de Chubut en 365patagonia.com.

Comentarios
Notas y artículos
La llegada de los tulipanes a la Patagonia La llegada de los tulipanes a la Patagonia
La zona de Esquel y Trevelin cuenta con las condiciones adecuadas para el desarrollo del cultivo de tulipanes en la provincia de Chubut. Las características del suelo patagónico, el frío del invierno y una primavera templada permite que la Patagonia tenga tantas hectáreas con esta flor. Desde el mes de Octubre, los colores se adueñan de los pa
El avistaje de ballenas en Península Valdés, entre las mejores El avistaje de ballenas en Península Valdés, entre las mejores
En el mes de Junio comienza la temporada de avistaje de ballenas en la Península de Valdés y se extiende hasta comienzos de diciembre. El avistaje de ballenas del Área Natural Protegida Península Valdés, obtuvo el premio World Travel Award 2019 como "Destino de avistaje de ballenas líder en Sudamérica". Este galard&oacu
Conociendo la Patagonia entre lagos, montañas y bosques Conociendo la Patagonia entre lagos, montañas y bosques
La Patagonia cordillerana tiene muchos atractivos que atraen a miles de visitantes, tanto en verano como en invierno. En verano los días son mas largos, las horas de sol se extienden, los ríos son más caudalosos y los bosques florecidos. Cada vez mas tramos de la Ruta 40 están pavimentados, desde donde se puede acceder con facilidad a diferentes loca



Turismo en Argentina :: Recorriendo Argentina los 365 días del año
Buscar hoteles en: 
Fecha de ingreso:  
Fecha de salida:  
Notas y articulos
365argentina.com
La guía online de Argentina los 365 días del año
www.365argentina.com
Desarrollado por