• Facebook
  • Google+
  • RSS
Publicado: 04/10/2009
Visto: 357 veces
Fuente: Clarin Turismo

La estancia Los Viejos Ombúes combina las más clásicas actividades de campo con buena mesa.

Una larga pasarela de árboles conduce al corazón de la estancia Los Viejos Ombúes, en Capilla del Señor. Entre las ramas que trepan hasta el cielo se filtra el sol del invierno, fusionando, en un efecto hipnótico, el verde del campo, el celeste del cielo y el ocre de las hojas, apenas mecidas por el viento.

El camino se vuelve encantado y dan ganas de quedarse allí a contemplar, pero bien vale la pena llegar a la finca. La propuesta es amplia e incluye la posibilidad de almorzar, pasar un día de campo o quedarse un fin de semana en contacto con la naturaleza, practicando actividades al aire libre.

La estrella del lugar, sin dudas, es el enorme restaurante de campo, con su horno a leña, donde se sirven las delicias que elabora la cocinera Bety. Quien saboree sus ravioles de verdura con salsa fileto entenderá la magia de convertir algo tan sencillo en un verdadero manjar. Aunque es larga la lista de delicias gastronómicas, para el postre lo mejor es pedir la especialidad de la casa: manzanas al borgoña con helado de crema.

Luego de almorzar, desayunar o merendar en el restaurante -o, si se trata de un día soleado, en una de las mesas dispersas en el jardín-, lo ideal es realizar un paseo. Para disfrutar del canto de los pájaros hay que olvidarse del tiempo, entre ceibos, paraísos, alcanfores, nogales y araucarias. Es tan placentero como dormir la siesta al sol, sobre las reposeras que rodean la pileta, o sentarse a contemplar los caballos del haras, ubicado al lado del comedor.

Para atenuar el estrés, nada mejor que hospedarse en los departamentos, que se destacan por la amplitud del living, con un enorme hogar a leña, el confort de la habitación y el baño con jacuzzi. De yapa, el ventanal de la sala principal está orientado hacia una galería con vista al haras, donde de noche dos reposeras de madera maciza invitan a recostarse, envuelto en una frazada, a contemplar el cielo y disfrutar del silencio. Otras opciones de alojamiento son las habitaciones estándar y La Torre, un confortable dúplex que también ofrece una vista inigualable.

A la hora de buscar un poco de acción, sobre todo pensando en despertar el apetito para seguir probando los manjares de Bety, quienes escogen pasar un día de campo y los huéspedes pueden cabalgar, andar en bicicleta y jugar al vóley, fútbol y tenis. Al atardecer, un partido de ping pong, ajedrez o cartas son buenas opciones para considerar.

Un dato sorprende: en Los Viejos Ombúes, el visitante siente todo el tiempo que se encuentra en medio del campo, a kilómetros de algún poblado. Error: con sólo tomar el largo camino arbolado, cruzar la tranquera y recorrer siete cuadras, se llega al centro de Capilla del Señor, un pueblo lleno de encanto e historia.

Fuente: Clarin Turismo
http://www.clarin.com/suplementos/viajes/2009/10/04/v-02011665.htm


Más información de Córdoba.

Comentarios
Notas y artículos
La Cumbrecita, un pueblo peatonal La Cumbrecita, un pueblo peatonal
Esta villa de perfil centroeuropeo fue fundada por el alemán Helmut Cabjolsky a imagen y semejanza de los pueblos alpinos en los que él solía pasar sus vacaciones. Hace mas de 75 años, fué cuando el ingeniero alemán Helmut Cabjolsky supo que allí construiría un pueblo a semejanza de los pueblos alpinos, en las Sierras
A paso lento por La Cumbrecita A paso lento por La Cumbrecita
La Cumbrecita es un poblado peatonal de corte centroeuropeo, con calles de tierra y frondosas arboledas, con apenas 850 habitantes es ideal para caminar y relajarse. Está construido sobre la ladera de un cerro a 1.450 metros de altura, convertido en un centro turístico con la particularidad de conservar la esencia con la que nació: ser un lugar natural, al
La Cumbrecita, una ciudad elevada La Cumbrecita, una ciudad elevada
La Cumbrecita es el pueblo más elevado de la provincia de Córdoba., ubicada a 1.450 msnm. Sus orígenes se remontan al año 1934, cuando el médico alemán Helmut Cabjolsky compró unas 500 hectáreas, donde más tarde se iba a construir el Hotel La Cumbrecita. En el año 1996, fue declarado como pueblo peatonal, s&o



Turismo en Argentina :: Recorriendo Argentina los 365 días del año
Buscar hoteles en: 
Fecha de ingreso:  
Fecha de salida:  
Notas y articulos
365argentina.com
La guía online de Argentina los 365 días del año
www.365argentina.com
Desarrollado por