• Facebook
  • Google+
  • RSS
Publicado: 06/06/2010
Visto: 533 veces
Fuente: Clarín Turismo

Aventuras, paseos y contemplación astronómica en el árido paisaje de Barreal y el Parque Nacional El Leoncito.

El color de su cielo –de un celeste impecable, casi perfecto–, y las noches estrelladas quedarán grabados en la retina. También, la imagen de la Cordillera de los Andes siempre presente, el verde de los valles y el dorado de las alamedas que bordean los caminos. Pero hay mucho más. Porque el circuito de los alrededores de la villa turística Barreal y del Parque Nacional El Leoncito, en el departamento sanjuanino de Calingasta, tiene otros encantos, que enriquecen el viaje y resultan buenos motivos para pensar en volver a este rincón mágico de Cuyo.

La primera posta en el camino es Barreal Blanco, que le da el nombre al pueblo y, según los lugareños, presenta una fisonomía única en el mundo. Se trata de un territorio de 14 kilómetros de largo por 5 de ancho, con un suelo de arcilla surcado por una infinita cantidad de grietas, que van delineando piezas de formas y tamaños diferentes. Caminar por allí es como estar en un desierto inhóspito. Aunque sólo se encuentra a media hora del centro urbano de Barreal.

Durante la visita, la presencia esperada y bien recibida es la del viento “conchabado”, que suele soplar con más fuerza desde octubre hasta marzo. Es que, cuando las brisas son intensas, el programa obligado es probar la sensación de deslizarse sobre la tierra a bordo de un “carrovela”, una especie de conjunción entre un karting y una tabla de windsurf. La travesía se realiza junto a un instructor, quien primero enseñará los secretos para manejar y direccionar la vela, de acuerdo a la orientación del viento, y realizará un breve paseo. Si uno se siente seguro, podrá probar hacer algunas maniobras y zig zags. La ventaja: no hay ningún arbusto ni obstáculo que sortear. La adrenalina y el ritmo del paseo sólo dependerán de la intensidad del viento.

De cara al Universo

Para el día siguiente, es casi obligada la visita al Parque Nacional El Leoncito, ubicado sobre los faldeos occidentales de la Sierra del Tontal (la precordillera andina) y a 30 kilómetros de Barreal. El lugar tiene una superficie de 89.706 hectáreas y fue parte en otra época de una inmensa estancia. Y, si la primera impresión del cielo sanjuanino puede ser una bálsamo de relax para los turistas, conocer el complejo astronómico El Leoncito y la estación Carlos Cesco, que funcionan dentro del predio, terminará por conquistar hasta a los más urbanos. La razón: la pureza del ambiente está garantizada y el área se encuentra protegida atmosféricamente. Además, tiene cualidades naturales distintivas para la observación de astros y estrellas y hay cerca de 280 días despejados al año.

Un edificio blanco, instalado a más de 2.500 metros de altura sobre el nivel del mar, con una cúpula circular, y un gran playón, abierto hacia las montañas, es el punto de referencia. De día, se puede realizar un recorrido didáctico, para conocer el funcionamiento, las características y tareas del centro y recorrer las instalaciones. Y, después de la caída del sol, vale la pena repetir la visita y tomarse un buen tiempo para descifrar, a través de un telescopio de 35 centímetros de diámetro ubicado al aire libre, las constelaciones más cercanas y mirar una y otra vez las imágenes de la luna y de otros planetas del sistema solar.

La guía cuenta que los más interesados suelen quedarse hasta bien entrada la madrugada. El consejo es abrigarse lo más posible. Hay que tener en cuenta que las noches suelen ser muy frías –en invierno, con varios grados bajo cero– y no hay ningún reparo para protegerse. Otra opción es instalarse en el hostal dispuesto para los investigadores y compartir cenas y charlas con el equipo profesional.
Los atractivos del parque no se reducen sólo a la contemplación astronómica. Valles, montes, su vegetación árida, pequeños hilos de agua y hasta piedras de una antigua calera, marcan su otra cara. Una excelente opción para recorrerlo es la cabalgata que se realiza desde el Rancho de Abajo. El circuito está atravesado por subidas y bajadas; pendientes y planicies y senderos estrechos. Un baqueano conduce al grupo y da las indicaciones necesarias. Y si quedan dudas, los organizadores se encagarán de desestimarlas. “No hay caballos suicidas”, repiten como un mantra. También, se ofrecen circuitos de trekking, de diferente duración e intensidad.

Por las calles de Barreal

A quienes busquen incrementar la adrenalina, una jornada de rafting en el río Los Patos los espera. Según la experiencia y las ganas de empaparse con agua helada, se puede elegir entre un circuito básico, de 45 minutos, que se recomienda a partir de los 4 años, y otros de una hora y media o todo el día, que requieren de mayor destreza y un mejor entrenamiento. El telón de fondo es siempre la cordillera de los Andes y el sonido ambiental, el agua en movimiento.

Y, a la vuelta, la visita al pueblo de Barreal es casi obligada. Sus calles de tierra, los álamos, las casas bajas y las acequias arman una postal inconfundiblemente cuyana. Además, cuenta con una gran variedad de opciones gastronómicas, que revalorizan los productos de la zona, invitan a disfrutar de un momento placentero y a renovar la energía para seguir el recorrido por los rincones únicos que esconde esta provincia.

Imagén: Flickr
Fuente: Clarín turismo


Más información de San Juan.

Comentarios
Notas y artículos
Turismo aventura en San Juan Turismo aventura en San Juan
San Juan con sus más de 89 mil kilómetros cuadrados de montañas, valles y desiertos también es un lugar ideal para el turismo aventura y la práctica de deportes acuáticos cuyo espacio más indicado es el dique Cuesta del Viento donde suelen realizarse competencias de windsurf en distintas estaciones del año. A pocos kil&oac
San Juan, la ciudad moderna San Juan, la ciudad moderna
Recorrer los atractivos turísticos del interior de San Juan resulta apasionante, pero los visitantes no pueden pasar por esta provincia sin conocer la ciudad capital, una localidad moderna que fue reconstruida luego del terremoto del año 1944. El centro cívico, la casa natal de Domingo Faustino Sarmiento, el auditorio Juan Victoria, uno de los más im
Carrovelismo en San Juan Carrovelismo en San Juan
Para los más aventureros, se erige en el mismo Barreal Blanco una de las mejores pistas de carrovelismo del mundo, un deporte no convencional que se practica con autos a vela, los cuales corren empujados por fuertes ráfagas de viento y llegan a superar los 135 kilómetros por hora. La planicie arcillosa blanquecina, que prácticamente no presenta decli



Turismo en Argentina :: Recorriendo Argentina los 365 días del año
Buscar hoteles en: 
Fecha de ingreso:  
Fecha de salida:  
Notas y articulos
365argentina.com
La guía online de Argentina los 365 días del año
www.365argentina.com
Desarrollado por